El silencio político de Latinoamérica por la guerra en Siria

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Tras siete años de una devastadora guerra en Siria, la situación parece no tener fin.

Uno de los conflictos más largos de nuestros días registró un nuevo punto tras el ataque químico del régimen sirio del pasado sábado en el Distrito de Guta Oriental que deja hasta ahora unos 78 civiles muertos. Además, hay 500 personas que presentan síntomas de exposición a sustancias tóxicas.

El ataque del sábado generó la condena de gobiernos como Turquía, Rusia, Reino Unido, Estados Unidos, entre otros.

El sombrío escenario ha llegado a tal punto que en marzo de este año murieron 783 personas (incluidos 198 niños y 138 mujeres) en 54 masacres cometidas por el gobierno de Bashar al Assad.

En Latinoamérica, sin embargo, las reacciones han sido escasas. Apenas México, Colombia y Panamá se han pronunciado.

“Rechazo absoluto a lo ocurrido en Siria. Todo ataque con armas químicas debe ser condenado por el mundo entero. Barbarie es injustificable”, escribió el presidente colombiano Juan Manuel Santos en su cuenta de Twitter.

La secretaría mexicana de Relaciones Exteriores expresó en una nota de prensa su “preocupación más profunda” por la agresión y reiteró su “condena enérgica ante el empleo de armas químicas, por cualquier actor y bajo cualquier circunstancia”.

Panamá, dijo por su parte, que “el uso de armas químicas independientemente de quien las utilice es una clara violación a resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas”.

Un año atrás, en abril de 2017, Argentina, Chile, Colombia, México, Paraguay, Perú y Uruguay emitieron una declaración conjunta en la que manifestaron su preocupación por un ataque químico en la ciudad de Idlib.

“Hacemos un llamado a todas las partes involucradas, incluyendo a los actores con influencia en la región, a ejercer la mayor prudencia para evitar una escalada de las tensiones y para encontrar una solución política”, decía la comunicación.

Ecuador también se manifestó por este hecho y rechazó la ofensiva de Estados Unidos contra una base militar en Shayrat en ese entonces.

En enero del mismo año, Venezuela reafirmó su respaldo al gobierno de Al Assad y le felicitó por el triunfo de las fuerzas sirias sobre Daesh. La Cancillería venezolana emitió un comunicado señalando que la lucha de los dos países es “por la soberanía, la independencia, el respeto a los principios de no injerencia”.

A excepción de estos casos, no ha habido mayores pronunciamientos. La Agencia Anadolu consultó expertos en Medio Oriente y América Latina para abordar el aparente silencio político de la región ante lo que ocurre en Siria.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.